Reestablecer el orden

Lecciones de cine – Texto de Alexis Racionero Ragué 27/10/2019

Hay momentos en lo que todo parece volar por los aires. Tiempos en los que la sociedad vive convulsa. Etapas vitales en las que nos sentimos permanentemente agitados por la inestabilidad. Cuando esto sucede hay que saber surfear, mantener la calma y esperar el momento adecuado para restablecer el orden. El reto es actuar desde la templanza, no dejándonos llevar por las emociones del instante que nos arrastran desde la ira y otros sentimientos tóxicos, originando acciones violentas o imprudentes. El cine ha sido espejo de múltiples héroes. Los más valiosos son aquellos que nos devuelven el orden sin sed de venganza, sacrificándose por los demás.

Cara a cara entre el Joker y Batman

El caballero oscuro | Cristopher nolan | 2008

Probablemente el mejor Batman hasta la fecha, con una recaudación en el verano de su estreno que batió records. Todo gracias al genio de Nolan, que aporta a la saga oscuridad, dinamismo y un sentido de la acción trepidante no reñido con el buen cine de diálogos y un excepcional trabajo de actores. Entre ellos destaca la sombría creación del malogrado Heath Ledger que se llevó el Oscar por su Joker. Nunca el antagonista de Batman tuvo matices tan inquietantes por mucho que Jack Nicholson pasara por él. El Joker es un ser perverso y calculador, un demente desestabilizador que vuela hospitales y siembra el pánico en las calles de la ciudad, dejando imágenes muy cercanas a las del 11-S. Gotham, la ficticia NY, vive sumida en el terror más terrible hasta que aparece Batman reestableciendo el orden desde su propio sacrificio. Bruce Wayne es el único de los superhéroes de DC cómics que no tiene poderes. No es más que un ser humano llevando a cabo acciones heroicas, atendiendo a su moral y voluntad por defender a los suyos de cualquier amenaza. Un antihéroe que no se deja llevar por los impulsos sino por unos valores asentados desde una templada firmeza.

En una escena del filme, el Joker y Batman se encuentran en una celda y el perverso criminal atenta contra todos sus principios morales, al igual que ha hecho con el fiscal del distrito. Batman cae en la trampa y se deja llevar por sus emociones más primarias, golpeando violentamente al Joker, que ríe con satisfacción viendo su propio triunfo, pero los héroes siempre tienen una segunda oportunidad, y el hombre murciélago podrá redimirse para restablecer el orden.

Podeis consultar también el link del Magazine de la Vanguardia.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada